Llegar a la música por el camino de las palabras...

jueves, 29 de marzo de 2012

Flâneuse

"Que vagaron por ahí y por ahí a medianoche en los patios de ferrocarriles preguntándose dónde ir, y se iban, sin dejar corazones rotos." (Allen Ginsberg, Aullido)

Luces de neón en la noche madrileña, vagabundos y música jazz, mientras ella derrama lágrimas en una botella de ginebra. Se sienta en una esquina, sin soltar el alcohol. A su lado una prostituta le dedica una sonrisa maquillada, ella levanta la botella y brinda por ello.
Alma desgarrada, cielo sin estrellas y una luna que parece burlarse del destino. Pensaba en tomar el ferrocarril a medianoche, coger un solo billete de ida, pero ella no tiene a dónde ir, tampoco dónde quedarse. Manaquíes sin rostro en los escaparates, lujo en las tiendas, miseria en las calles. Mezcla de olores nauseabundos con el éxtasis de la carne. Opio.

 (Tiempos modernos)

Frío corriendo por sus venas y fuera hace calor, le tiemblan las manos. En su cabeza no para de sonar, una y otra vez, un tema de Bob Dylan: N' how many deaths will it take till he knows that too many people have died?
Cae y sueña, sueña con su madre, entre sus dedos un cigarrillo a medio consumir. Sueños confusos. Jardines de amapolas; una cama y él desnudo, y él sonríe, y él sobre ella. Paz, amor, libertad, sexo, drogas... Aullido de Ginsberg, aullido de ella. Una voz que no puede ser escuchada, una ausencia de todo, un vacío en el alma. Gritos, gritos que provienen del corazón de la joven ella. Una ella maquinizada. Un no él. ¿Y Dios dónde está? Los medios de comunicación solo cuentan mentiras. Los escritores solo quieren vender. La música ya no es música. La política otro engaño. El capitalismo el fin. Y nadie la escucha.
"Esto también pasará", le dirán a ella, "piensa en el mañana". 

Pero desde ayer, siempre fue mañana y nada ha cambiado.
Paripatética... deambulante... vagabunda... flâneuse.

V

3 comentarios:

  1. "[...]Tous ceux qu'il veut aimer l'observent avec crainte[...]" (Les Fleurs du Mal)

    No podemos pedir aquello que la razón ha negado al corazón si por cumplir ese sueño nos perdemos a nosotros mismos. Encuéntrate a ti primero, porque ya sabes donde estoy... ya sabes donde encontrarme.

    ResponderEliminar
  2. Entre letras de Ginsberg y de Dylan todo parece un remolino confuso de imágenes continuas que no se detienen. Es genial.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Ginsberg. Palabras que estremecen el alma. Hasta cuando nos seguira esta cualidad que parece mas una maldicion, el estar perdidos? Tk care :__;

    ResponderEliminar

Escribe palabras para poder llenar este vacío pentagrama.