Llegar a la música por el camino de las palabras...

jueves, 26 de abril de 2012

Locura

"La locura, a veces, no es otra cosa que la razón presentada bajo diferente forma." (Goethe)

-Pasa, pasa. Ya sabes, arriba, la primera puerta a la derecha.
Entré al vestíbulo y subí las escaleras de la casa; giré a la derecha y entré en la habitación. Mi amigo tenía sobre las paredes algunos pósteres de deportistas, una esvástica y cientos de fotos con su familia. Siempre que entraba en su habitación me quedaba anonadado con todos esos rostros en blanco y negro, todos aquellos lugares que mi amigo había visitado.
-¿Ya estás mirando las fotos?
-¿Qué quieres que le haga?
Se rió.
-Bueno, ¿estás preparado? -me preguntó.
-¡Estoy deseándolo! -respondí, ansioso.
Se me había olvidado describir una cosa y es que, al lado de una diminuta cama, mi amigo tenía un gigantesco piano de cola. Sí, en su habitación, puede resultar extraño, pero así era.
Arrimó el taburete y empezó a tocar...

-Oh Dios mío, ¿era Wagner? -inquirí.
-Sabes más de música que yo mismo.
-No exageres. ¡Es Wagner!
-Lo que tú digas. Bueno, un trato es un trato, ¿qué tienes para mí?
-Pon esto.
Lo puso. Un violín. Pareció sorprendido... Le gustaba, le gustaba mucho.
De fondo oí golpes en una puerta, mi amigo hizo un gesto con la mano, como para que los ignorase y cerró los ojos, dejándose llevar por la melodía.

La música acabó.
-¿Qué era eso?
-Ése era Bronisław Huberman; tocando a Beethoven, eso sí.
-No.
-Sí.
-¿Estás loco? ¡Es un jodido judío!
-¿Judío?
-Sí, judío. ¿Cómo se te ocurre? ¿De dónde lo has sacado? ¿Por qué no lo has quemado? ¡Dios mío, vete! ¡Vete!
-Oigo golpes -alguien seguía golpeando con los puños sobre una puerta- ¿No los oyes? ¡Golpes!

-¡¡¡¡Aaaaaaahhhhhhhh!!!!

-¿Qué es eso? ¡Viene de arriba! -le dije, asustado. 
-¡Espera!
Subí las escaleras que conducían a la buhardilla corriendo, mi amigo me seguía. Arriba había una puerta con una llave introducida en la cerradura, detrás de la puerta, los gritos histéricos de una mujer que golpeaban la madera con desesperación.
Me entró miedo, pero decidí abrir.
Mi amigo gritó "¡nooo!", pero ya era tarde.
Una mujer de unos treinta y tantos años se echó sobre mis brazos, llorando. "Socorro, me dijo, ayúdame".
La había visto en alguna parte, su cara me sonaba... En las fotos, las fotos del cuarto... Aquella mujer era la madre de mi amigo.
-Erwin -me llamó él-, ¿qué has hecho? Vamos, ayúdame, vuelve a meterla en la habitación.
-Pero... pero... no entiendo... ¡es tu madre!
-Ella ya no es mi madre, ¿no lo entiendes? ¡Está loca! ¡Es una puta! 
La mujer me abrazó más fuerte, sus brazos eran prácticamente huesos y un poco de piel. En las fotos aparecía tan hermosa...
-Yo creía que tu madre estaba enferma.
-Y lo está, ¿no te das cuenta? Mi padre y yo ya no sabíamos qué hacer con ella. Un día la pegó, pero siguió sin servir de nada, es una blasfema, no cree en la nación. Podríamos haber dicho algo... pero era como manchar la pureza de sangre de nuestra familia, por eso la dejamos encerrada en la buhardilla. Por favor, no digas nada...
-Tú eres el que está loco, ¡es tu madre!
-No vuelvas a decir eso. Venga, ayúdame, no dejes que se siga restregando contra ti.

Me puse delante de ella.
-No la vas a tocar.
-¿Has perdido el juicio? ¿Primero música judía y ahora esto? ¿Es que acaso no respetas a tu führer?
-Pero esto... esto es inhumano.
-Piensa en Alemania.
-Yo...

-¡¡Corre!! -grité a la mujer, no muy seguro de que fuera capaz de moverse.
-¡Maldito cabrón! -oí a mi amigo, mientras yo bajaba apresuradamente las escaleras arrastrando a su madre del brazo.
Teníamos un poco de ventaja. Mi amigo debía haberse entretenido con algo... 

Había cogido la escopeta.
Corrí por el vestíbulo, mientras mi amigo bajaba a todo correr las escaleras. Su madre se dejaba llevar, parecía que se le había olvidado caminar. Se me revolvió el estómago solo de pensar cuánto tiempo llevaría allí encerrada. Teníamos que salir de allí, quedaba poco...
Por fin abrí la puerta de la entrada, entonces mi cabeza chocó contra el cuerpo de un hombre robusto.
-Heil Hitler! -nos saludó. 
Era el padre de mi amigo.

V

Compón tu sinfonía

Publicar un comentario

Escribe palabras para poder llenar este vacío pentagrama.